dimarts, 29 de març de 2011

Dos hipótesis sobre el negacionismo fanatizado del SAP

He escrito un nuevo artículo sobre el negacionismo del SAP. Éste es un poco diferente de los anteriores, que eran más analíticos. Lo que hacía antes era usar las herraminetas de la filosofia, sobre todo las aportadas por la crítica postmoderna, para desmontar (deconstruir) las incoherencias de los negacionistas del SAP. De hecho, cogí sus sus mismas herramientas deconstructivistas (de las que no tienen mucha idea de cómo usarlas, por eso sus disparates) , pero en lugar de aplicarlas al SAP como ellos hacen, las apliqué a sus constructos negacionistas. Al fin y al cabo los filósofos trabajamos con textos, igual que hacen los negacionistas como la Asociación Española de Neuropsiquiatría o el Gobierno, que cogen los textos de Gardner y los interpretan como les conviene. Si en lugar de este intrusismo profesional, de meterse al deconstructivismo postestructuralista, se hubieran dedicado a la investigación empírica, yo habría callado, ya que no pertenezco al gremio PSI.

El escrito de nueve páginas es diferente porque ya no es tan analítico sino más bien especulativo. Trato de entrar dentro del fanatismo que sustenta a los negacionistas y dar una explicación. No sé si tengo razón, por eso lo planteo como una hipótesis, a ver si los que están trabajando con SAP les parece que acierto, que repito cosas obvias o que desbarro y meo fuera del tiesto.

Extraigo algunos parágrafos de la introducción:

El negacionismo al que nos vamos a referir aquí lo calificamos de fanatizado precisamente porque abandona las reglas consensuadas del método científico, sobre todo las de las disciplinas PSI…

La diferencia entre un error científico (por ejemplo: el geocentrismo de Ptolomeo, o el fijismo pre-darwiniano de Cuvier o Linneo) y un discurso acientífico fanatizado (por ejemplo: el creacionismo antidarwiniano, o predicar que el preservativo no sirve para frenar el SIDA) no es de orden epistemológico sino moral o político. En el primer caso, el que postula el error lo hace desde los datos que dispone(…)

En el segundo caso, lo que caracteriza al fanático, es que además de mantener su discurso a partir de los datos que dispone, también le va algo personal muy suyo en ello. De ahí su gran dificultad en cambiar su posición. La ciencia clásica se caracteriza por su objetividad, es decir, la distinción tajante entre a) el sujeto que investiga, con su vida, sus anhelos y sus pasiones, y b) el objeto investigado, totalmente independiente de la subjetividad del investigador. El fanático no puede realizar esta separación, ni siquiera la reconoce y por tanto confunde la proyección exterior de su mundo subjetivo con el mundo objetivo real(…)

Por otro lado, las investigaciones de lo que se ha venido a llamar postmodernidad también han puesto en cuestión esta supuesta objetividad de la ciencia clásica. Diversas disciplinas han puesto de manifiesto como detrás de esta pretendida objetividad de la ciencia se esconde el poder, camuflado de diversas formas (como colonialismo, racismo, clasismo, machismo, especismo, etc.)(…)

Es por eso que el lenguaje de los negacionistas está trufado con la retórica postmoderna, ya que tanto la pre-modernidad como la postmodernidad ponen en cuestión, desde ópticas muy diferentes, la presunta objetividad de la ciencia clásica. (…)

Las falacias postmodernas cuestan más de distinguir, ya que gran parte de lo que denuncia –la realidad no está al margen del lenguaje que la construye, todo conocimiento está sometido a diversos tipos de interés, todo texto no puede separarse de su contexto, etc.- es correcto. Su característica principal es el relativismo que, llevado a su extremo, le hace caer en la contradicción performativa tan frecuente de “todo es construcción y es relativo (excepto lo que diga yo)”(…)

Con estas dos hipótesis, pues, vamos a tratar de plantear que es eso tan propio que los negacionistas fanatizados ven amenazado ante la formulación del constructo SAP. La primera hipótesis se centrará en el aspecto personal, interior, de los fanáticos. La segunda hipótesis analizará el aspecto exterior, político, que los negacionistas pueden considerar amenazado por el SAP(…)

PINCHAR AQUÍ PARA LEER MÁS

6 comentaris:

  1. Enhorabuena Enric, has hecho un buen trabajo.

    Saludos

    ResponElimina
  2. Muchas gracias, Emilio. Por cierto, veo que has vuelto a retomar el blog después de la pausa. Me alegro, suscitas un debate nutridor (y lamentablemente escaso en el ambito de los media). Últimamente he estado muy poco activo en la blogosfera, a ver si ahora tengo más tiempo.
    Saludos

    ResponElimina
  3. Magnífico. Brillante.

    Merece ser más difundido. Enric, ¿conoces ANASAP? Imagino que sí. Se debería publicar allí y en Facebook y en la Plataforma del Juez Serrano, y en todo aquel sitio que sirva para difundir y denunciar lo que está, posmodernamente, pasando en el ámbito de la masculinidad y la familia desde esta legítima óptica.

    Por poner alguna insignificante pega: al escribir en castellano, que se nota que no es tu lengua MATERNA, a veces patinas gramaticalmente. Eso se entiende y no es grave.

    Hay otra cosa que es más importante y en la que te animo a profundizar, ya que yo no tengo tiempo ni soy capaz. Se trata de que en aquel famoso artículo de tres o cuatro psiquis subvencionados en la revista de la AEN, pata fundamental de la tríada autorreferenciada a la que haces referencia, se les llenaba la boca de un atragantado empacho de Psicolingúística en torno a la Pragmática. Recuerdo que decían insensateces citando un manual repudiado desde la Pragmática lingüística. Eso lo has obviado.

    Pero, bien. Muy bien. Gracias por tu trabajo.

    Juan María R.

    ResponElimina
  4. Gracias por los elogios, Juan María.
    Conozco las dos webs que mencionas, y ya les he mandado el texto.
    Algo traté de la pragmática de la AEN en la tesina que está colgada en la red. Ya veré si tengo un rato para profundizar más.
    Lo que sí te ruego es que me indiques mis patinazos gramaticales, para corregirlos ya. Me gusta ser cuidadoso con la lengua; aunque no escriba en mi lengua materna, me interesa mucho la corrección y la claridad.

    Saludos

    ResponElimina
  5. L'autor ha eliminat aquest comentari.

    ResponElimina
  6. Una exposición muy clara. Especialmente esperanzador es el último párrafo de tu trabajo, que nos muestra la creciente debilidad del fanatismo de los lobbies asociados con las políticas de género.

    ResponElimina