dimecres, 7 de març de 2012

IV Congreso SAP y Custodia Compartida en Valencia


Me han invitado como ponente al IV Congreso Internacional de SAP y Custodia Compartida. Curioso, el mundo de Internet, ya  que la relación que tengo con los ponentes y organizadores ha sido por este medio, donde ellos también me han conocido por haber colgado en la red mis escritos de crítica al negacionismo pseudocientífico de esa forma de maltrato infantil. Ahora podré conocerlos en persona.
Recuerdo haber leído por internet, en congresos anteriores, unos panfletos donde representates del feminismo fanatizado lanzaban a los asistentes críticas ad hominem (esto es, no basadas en lo que dicen sino en quien lo dice). No sé si esta vez también habrán publicado el panfleto, me da la impresión que los negacionistas más fanáticos van de capa caída. De hecho, me pica en el ego que no me incluyan en esa lista donde figuraban autores como Aguilar o Bronchal. Ya sé que ellos son investigadores rigurosos y yo no soy más que un analista de textos, algo parecido a lo que hace la Asociación Española de Neuropsiquiatría, que en lugar de dedicarse a la investigación empírica se centran en la deconstrucción postmodernista de textos, es decir, se meten en el terreno de la filosofía, y además lo hacen mal, de ahí mi crítica.
Con esto del ego y mi vanidad por no salir en la lista negra donde figuran estos autores, me entra la tentación de seguir el ejemplo de mi admirado compositor Bela Bartok. Cuando los nazis organizaron la exposición Entartete Kunst (“arte degenerado”), éste les envió una carta de protesta porqué a él no lo habían incluido en la lista. Le escribió a Goebbels diciéndole “En este caso mi música también es decadente y proclamo que soy un judío voluntario”, consideraba un honor que los nazis le etiquetaran como músico degenerado.
En fin, si los fanáticos rebuscan en mi vida privada, seguro que algo encontrarán (además de multas de tráfico) para poderme equiparar a los investigadores punteros del SAP, algún pecado mío tendrán para airear. Pasar de ser un discreto bloguero y escritor a figurar en su lista infamante alimentaría mi ego público. Me temo que no llegaré a tanto. Para “enemigo del pueblo” ya tienen al juez Serrano y a gente mucho más válida, además, con el recorte de las subvenciones dudo que ahora les quede energía para meterse con alguien de mi insignificancia. Una cura de humildad para mi ego y su sed de fama.

5 comentaris:

  1. Enhorabona, per la teva feina, per estar sempre aqui, amb la teva ajuda. Tu, si que vals!!!

    ResponElimina
  2. Enric, que sepas que somos muchos, muchísimos, los que te seguimos en la sombra y apreciamos sobremanera tu inteligencia y tu potencia argumental. Tu pensarás que estas solo y que nadie te escucha pero te aseguro que somos legión los que te apoyamos y compartimos tus sensacionales análisis racionales. Me alegro mucho de que te hayan invitado al congreso porque te lo mereces y nos lo merecemos. La pena,como bien dices, es que las feminazis aún no te han considerado un enemigo público, con el honor que eso conlleva, pero tranquilo, como lo estás haciendo tan bien, todo se andará ;-)

    ResponElimina
  3. Gracias por los elogios a mi trabajo.
    Bueno, de momento me alivia que no me hayan marcado como "enemigo". Esto de tener una vida tranquila y anónima lo aprecio, espero que dure (glups!), aunque por supuesto no pienso callar ni dejar de escribir. Si mis razonamientos sirven para poner luz y aliviar el dolor, pues ya me doy por satisfecho. Hombre, si me pagaran subvenciones por escribir aún me daría por más satisfecho. Pero me temo que para esto último me equivoqué de bando :-D

    ResponElimina