dimarts, 3 de juliol de 2012

¿Principio del fin de los “años de plomo” de la misandría política?

Hay signos de que algo está cambiando últimamente en el panorama de la política y el gobierno. La notícia más destacable para mi ha sido el anuncio del ministro de justicia que quiere replantear la Custodia Compartida. He leído por internet las lógicas reticencias por parte de las asociaciones que hace años que luchan por ella. Sin embargo, después de los “años de plomo” que hemos pasado, su mero anuncio me parece un grandísimo avance, independientemente de cómo se acabe concretando. Hay que recordar que no hace tanto, desde los ámbitos oficiales, y también los sociales y culturales, con toda la impunidad y toda la prepotencia se tildaba de “machistas” y “maltratadores” a los que se les ocurría pedir ese cambio legislativo. Se puede consultar esta entrada para leer más detalles de esa historia. El dominio del lobby del feminismo del resentimiento[1] era absoluto, y el pensamiento disidente era eficazmente anatemizado (para un análisis y seguimento cotidiano de esa práctica, el blog “Personas no género” me parece un referente imprescindible en lengua castellana). Ahora, incluso he visto un diputado, Toni Cantó, que en el Congreso declara sin complejos “Vds. han construido la igualdad contra los hombres”, encendiendo la furia de las que se creían moralmente superiores para juzgar y estigmatizar al que no comulga con su dogma.
Otro cambio, frente a la estupidez moralizante y dogmática de lo “políticamente correcto” en género, ha sido el informe de la Real Academia sobre el lenguaje sexista. Los que antes pontificaban y trataban de maltratar, sin conseguirlo nunca del todo, la lengua castellana (vale también para el catalán) se han quedado bastante callados. Por fin parece que queda desactivada esa aspiración de raigambre postmoderna de “cambiando el lenguaje se cambia la realidad”, con su moralina que convertía la lengua y sus estructuras gramaticales profundas –lo más ajeno que hay a la política- en un pesado fárrago, y a sus usuarios los forzaba a un permanente examen de conciencia (gramatical) de muy dudosa eficacia para la política de igualdad. Los más recalcitrantes de lo políticamente correcto quedan retratados en su majadería, y la gran mayoría de la población suspira de alivio al saber que puede continuar sin mala conciencia usando su lengua tal como el pueblo la ha creado.
Veo más signos aquí y allá. Sé que estos “años de plomo” no van a cambiar de la noche a la mañana, y que en la corriente principal de los media y la cultura hay todavía una gran misandría que se confunde con el feminismo y la “lucha por los derechos de las mujeres”. El último signo de cambio lo leí el otro dia por casualidad en internet: El que denominé “Inquisidor Mayor del Reino”, el Dr. Lorente Acosta, parece que desde que dejó su poltrona política de la violencia de género, escribe un blog donde mantiene sus disparates, su deshonestidad intelectual y su odio misándrico. Con eso de haber perdido su cargo para bajar a ser un mero ciudadano y bloguero, parece que en ese blog está recibiendo muchas opiniones de lo que antes, desde su atalaya, debía despreciar como “machista” o “agresor de mujeres”. Tantas opiniones habrá tenido que leer, que hasta ha tenido escribir un artículo a la defensiva diciendo que él no defiende que todos los hombres son malos y todas las mujeres buenas. Que semejante fanático, que hasta hace cuatro días distorsionaba la realidad y el lenguaje sin ningún escrúpulo con tal de mantener su dogma enfermizo, se vea obligado a ponerse a la defensiva es una simple anécdota, pero quizás también un signo de este comienzo del fin de los años de plomo. Espero que el aire se vuelva más respirable para los planteamientos que tratan superar los roles de gènero tradicionales, no desde el victimismo y la confrontación entre hombres y mujeres, sinó desde la búsqueda común de un camino que nos sirva a todos en estos tiempos que corren.


[1]En lugar de mi definición nietzscheana “feminismo del resentimiento” (inventada en homenaje a la “Genealogía de la Moral” de Nietzsche), Emilio, en su blog “Personas no género”, después de años de análisis, usa el término más neutro de neofeminismo. El mismo hecho que cueste tanto encontrar un término para referirse a un discurso fanatizado que se camufla dentro de los discursos que más han hecho por la emancipación de la humanidad –el feminismo- es una muestra de lo arraigado que está y del trabajo que aún queda por desenmascarar las ideologías opresoras (algo así diría el pesado de Althusser) y sus camuflajes.

5 comentaris:

  1. Gracias por lo pueda tocarme Enric.

    Un saludo

    ResponElimina
  2. ...doncs no veig res més polític que la llengua. I les estructures profundes de la llengua representant l'estructura profunda de les relacions de poder reals (estadísticament parlant).
    Altra cosa és la idea postmoderna de desconstruir el llenguatge pensant que desconstrueixes la cultura i la política...jejeje
    una abraçada Enric.
    jordi

    ResponElimina
  3. Bravo Enric, fins i tot les cases mes grans poden caure si es colpeja um millió de voltes el mateix clau...

    Salut!

    ResponElimina
  4. Hola Jordi
    Discrepo. La política és l'art d'organitzar-nos els humans per a la millor gestió dels nostres afers públics. Les estructures gramaticals estan anclades en l'inconscient, més enllà de la decissió, la deliberació, la voluntat i la elecció. La gramàtica és aliena a tot això. Tot al revés de la política, que té a veure amb la llibertat, la elecció etc
    Salutacions cordials

    ResponElimina
  5. Acabo de leer ahora mismo en "EL País" que el Supremo ha subido la inhabilitación del juez Serrano de 2 a 10 años. Ya leeré los detalles de esta vergüenza por internet. Lo que ahora siento son las ganas de "comerme" este post con patatas, que me dejé llevar por un exceso de optimismo... En fin, ya veré que reacciones hay a semejante despropósito.
    Lo siento por esa persona que conocí brevemente hace unos meses, y me pareció un hombre justo, cabal y valiente, y también un poco vehemente (es decir, falto de astucia). El Stablishment lo aprovecha para acabar con él, no le perdona su decencia de hablar en voz alta. Espero que su vida personal no se vea en exceso afectada por tamaña injusticia

    ResponElimina