divendres, 11 de juny de 2010

2 cartas enviadas a EL PAIS por su negacionismo SAP

El lobby del negacionismo SAP funciona eficientemente. Es lamentable que las víctimas de ese maltrato, junto con otras víctimas colaterales como los padres que reclaman la Custodia Compartida sean tan torpes a la hora de organizarse políticamentes, si los comparamos con ese lobby feminista; (bueno, con los de la CC también hay algunos bastante sectarios y dogmáticos, más empeñados en pelearse entre ellos que en sumar fuerzas para el objetivo de la CC).
Una muestra de la eficacia de este lobby en difundir sus desinformaciones es el artículo de esta semana de Rosa Montero "Terror" en la contraportada de EL PAÍS que reproduce acríticamente todos los tópicos y falsedades de los negacionistas.
He mandado una carta al defensor del lector y otra a la sección de cartas al director. No sé si las van a publicar, las reproduzco aquí:
Es lamentable que la articulista Rosa Montero escriba en un espacio tan significativo como la contraportada de EL PAÍS una serie de tópicos sensacionalistas sobre el SAP (Síndrome de Alienación Parental) más propios del periodismo amarillo. Antes de tratar un tema tan doloroso como el maltrato infantil con semejante frivolidad debería contrastar sus fuentes y no sólo repetir unos tópicos deformados sobre este drama. En las facultades de psicología de España se han aprobado tesis doctorales sobre el SAP y hay una abundante bibliografía científica que corrige y revisa las primeras formulaciones más allá de lo que planteó el todavía difamado Dr. Gardner hace más de 25 años por numeroros científicos psiquiatras i psicólogos que investigan este fenómeno.
Si la Sra. Montero quiere escribir más historias de terror puede buscar en el drama que han sufrido padres -y también madres- que han visto como el amor de sus hijos se ha transformado en odio y que cuando han tratado de proteger a sus retoños se han visto acusados de las más horribles difamaciones. Repito: padres y madres.
Quizás también ha habido pederastas que han tratado de invocar el SAP (que es inaplicable ante abusos reales) para tratar de eludir su responsabilidad criminal. También el ciudadano De Juana Chaos aportó unos informes psicológicos para eludir su regreso a España, parece que esa persona tan sensible padece sufrimiento psicológico, pero no por eso a quien alega depresión se le tacha de farsante o de terrorista.
Las simplificaciones pueden dar para un buen artículo que crea alarmismo social, pero los miles de niños que sufren este cruel maltrato psicológico, sus familias rotas, y los terapeutas (y a veces también los jueces y abogados encargados de proteger a la infancia) no se merecen que este sufrimiento sea tratado con tamaña superficialidad.
Quedo a su disposición por si quiere que le amplie algunas de las cuestiones sobre el SAP que aquí he apuntado: su status científico y los casos concretos de padres, madres y menores que lo han sufrido.

Carta enviada a la sección "Cartas de los lectores"
Rosa Montero, en su artículo "Terror" de la contraportada, escribe una serie tópicos sensacionalistas sobre el Síndrome de Alienación Parental (SAP) que funcionan para crear escándalo y alarma, pero no para abordar con competencia ciertos casos de maltrato psíquico infantil. Más allá de las deformaciones interesadas sobre el creador del término hace más de 25 años, en las facultades de psicología y psiquiatría llevan años investigando, y también corrigiendo y ampliando la formulación de este maltrato y su abordaje, hasta hay tesis doctorales sobre el mismo. Otra forma de contrastar los tópicos podria ser la de contactar con padres y madres que han visto como el amor de sus hijos se torna rechazo y odio y, al tratar de protegerlos de tal alienación, se ven acusados con difamaciones horribles. El SAP no solamente es un truco usado por machistas y pederastas. También hay madres que han perdido a sus hijos por el SAP, a cuyo terrible trauma se suma la soledad de no encajar en el tópico de "invento machista". Sus historias sí que son de terror, y de dolor
.

2 comentaris:

  1. Gracias por su esfuerzo en defensa de tantos y en defensa de la verdad. Excelente respuesta a la injusta Rosa Montero. No desfallezca, no tenemos mucho donde elegir...

    ResponElimina
  2. Sus elogios me animan a continuar. De lo que se trata es de transformar el dolor en una respuesta positiva, tanto en el aspecto interior de dar lo mejor que podemos al hijo maltratado, como en el aspecto exterior de no callar ante tanta manipulación política.

    ResponElimina