dimarts, 9 de novembre de 2010

Bunge y el escepticismo postmoderno

Acabo de encontrar esta cita del filósofo Mario Bunge, y como no sé donde guardarla, la copio aquí.

... los posmosdernos son escépticos absolutos con respecto a la ciencia, de la cual nada saben. De manera diferente, jamás dudan de sus propias afirmaciones, no importan cuán inescrutables sean. En efecto, postulan confiadamente, sin el más mínimo elemento de prueba que les preste apoyo, que no hay tal cosa como la verdad objetiva: que cada tribu y cada época tienen su propio conjunto de verdades, ninguno de los cuales es superior a otro. O sea, son relativistas gnoseológicos radicales cuando se trata de las creencias de los demás. Sospechan de todo "discurso", hasta el punto de ver las garras del poder incluso detrás de los enunciados científicos y las fórmulas matemáticas. También nos aseguran que lo que se hace pasar por búsqueda de la verdad no es más que hacer inscripciones e involucrarse en negociaciones con competidores para acumular poder o con el fin de legitimar los poderes que ya se poseen. Recuérdese a Michel Foucault: "Un nuevo conocimiento, un nuevo poder"; y a Bruno Latour: "La ciencia es la política por otros medios". El escepticismo de esta gente es patológico y su gnoseología paranoica.

"Crisis y reconstrucción de la filosofía". Capítulo 7.

Me habría gustado poner esta cita en mi trabajito contra los psicocharlatanes (concepto que también tomé prestado de Bunge) de la AEN por su negacionismo del Síndrome de Alienación Parental, ya que mi análisis lo realizaba desde los aspectos patológicos, por así llamarlos, del postmodernismo.

Nunca estoy de acuerdo con Bunge, me parece demasiado exagerado y radical. Yo sí pienso que hay mucho de aprovechable en la postmodernidad y en el psicoanálisis, a pesar de las implacables invectivas de éste filósofo. Sin embargo su claridad, su lucidez y su conocimento sobre lo que critica es impagable. Obliga a uno a tener que revisar sus propias convicciones.



2 comentaris:

  1. A mí que no soy un experto en filosofía me parece que es el revulsivo que el pensamiento actual necesita porque si algo no se le puede negar es el conocimiento de aquello sobre lo que se expresa; tampoco el rigor y la coherencia de su pensamiento, tan ausentes en algunos de aquellos a quienes dirige sus críticas.

    ResponElimina
  2. Así es. Bunge es un revulsivo necesario, sobre todo en estos tiempos de tanto relativismo postmodernista y de estupidez intelectual

    ResponElimina